Pocos conductores son conscientes del impacto del calor en las baterías