Lo que va dentro es lo que marca la diferencia