Según Scania, la electrificación llegó para quedarse